Cartomancia: El universo mágico de las cartas del tarot

La cartomancia es una de las artes adivinatorias más enigmáticas y ancestrales en la historia de la humanidad. Sus variantes son múltiples, pero su objetivo es siempre el mismo: la adivinación, el augurio y la predicción sobre el futuro, que se logra a través de la lectura del tarot, o incluso de la baraja española. Cada símbolo, color y forma que se esconde en las cartas del tarot, está sujeto a las interpretaciones que un buen tarotista sabrá descifrar. La cartomancia hace uso de la lectura del tarot, como un instrumento que nos permite conectarnos con nuestras  facultades  intuitivas desde lo místico. Para  ésta  conexión  y una acertada lectura del tarot, resulta fundamental adentrarse en el universo de la comprensión de cada carta.

Es sólo a partir del vínculo y la comprensión, que se abren  los  caminos de la percepción, la observación y la fluidez. Esto nos permite acercarnos a nuestro mundo interior o al mundo interior de la persona que estamos consultando. Sin  embargo, esta  herramienta  de sabiduría ancestral no sólo ha sido usada como medio de predicción. También es empleada como un medio para el crecimiento espiritual, el autoconocimiento, la  reflexión, la meditación, una forma de acceder a nuestros  registros akáschicos  y una forma de orientación o guía en nuestra vida. Acompáñanos en Arcanos Tarot, a profundizar en este mágico universo.

El origen de la Cartomancia

Cartomancia El origen de las cartas

La cartomancia encuentra su origen hace varios milenios. La lectura de las cartas del tarot fue concebida en las escuelas iniciáticas, como un método para transmitir el conocimiento de la relación del hombre con Dios y el universo. Pero, dado a que interpreta las leyes que rigen dicha relación, ha sido empleado durante cientos de años para conocer pasado, presente y futuro.

Cuando  hablamos de la lectura del tarot, debemos decir que este se integra de un sistema simbólico que costa de 78 cartas: 22 Arcanos Mayores y 56 Arcanos Menores. Sus figuras constituyen una cadena ininterrumpida de transmisión de sabiduría ancestral que  ha  sido transferida de maestro a discípulo, primero de manera oral, y luego escrita. Así nos ha llegado como portador de los misterios de Dios, de la vida humana y del cosmos.

La cartomancia es un universo de conocimiento en el que el aprendizaje está en constante movimiento. Aunque existe un significado que se asocia a cada carta, sus cartas acompañantes y la energía de la persona consultada, serán determinantes en la lectura del tarot.

¿Cómo se componen las cartas?

Cartomancia Como se componen las cartas

Lo primero a lo que habremos de referirnos a la hora de hablar del arte de la cartomancia, y de cómo se componen las cartas, es a los Arcanos. Este término será de uso común si decides adentrarte en este universo mágico. Se trata de una palabra que viene del sánscrito, y es sinónimo de secreto, recóndito. Encaja a la perfección con la esencia de la lectura del tarot. Cada carta representa una verdad secreta, oculta en la imagen que sugieren los símbolos.

Según el tipo de cartas que la persona elija leer para practicar la cartomancia, se encontrará con diversos sistemas de organización. En los tradicionales tarot de Rider o tarot de Marsella, los 22 Arcanos Mayores que integran cada mazo de cartas están vinculados con  principios universales y estados  de evolución de la existencia humana. Se encuentran acá los valores más elevados del hombre, así  como los aspectos más sombríos de la personalidad.

Generalmente los  Arcanos  Mayores representan temas  o asuntos importantes en la vida del consultante.  Son los principios fundamentales y claves en la vida humana, como la existencia, la muerte,  los dilemas éticos, espirituales, existenciales, o la  interacción  con  otras  personas. De manera  tal que se puede ver a los Arcanos Mayores como un cuadro o guía espiritual, que el  consultante  puede  considerar,  para trazar  su  curso a medida que se hace camino al andar en la vida y más allá.

Por su parte, cuando la cartomancia es ejercida a través de la baraja española, nos encontraremos únicamente con los arcanos menores. Estos se relacionan con los acontecimientos del día a día, aspectos más puntuales de la vida. Los  Arcanos  Menores están conformados por las cartas de bastos, oros, espadas y copas. En la baraja española, estos arcanos suman un total de 40 cartas. En el tarot  se le suman las cartas del 8, 9 y 10 de cada serie, así como cuatro reinas. Serían 16 cartas más en una baraja tradicional de tarot.

En la cartomancia, los Arcanos Menores suelen apuntar siempre a situaciones de lo mundano y superficial, y de cómo el consultante reacciona ante ellas, cómo le pueden afectar o cómo las enfrenta. Sin embargo, es importante señalar que al momento de hacer una lectura del tarot, las diferencias entre los arcanos mayores y menores no siempre se manifiestan de forma tajante.

Las cartas interactúan entre sí, mostrando una imagen de la situación del consultante y sus influencias. Justamente allí radica la magia de la cartomancia, y el arte de cada tarotista para conectarse en profundidad con la energía de la persona que consulta. Sólo así podrá llegar a una acertada lectura del tarot, que sirva de guía y orientación espiritual para la solución de los problemas y angustias del consultante.

About the author

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *